chistosos, chistes diarios










Camarero, unas gambas.

En un bar un cliente le pide al camarero una ración de gambas, el camarero va a ponerla y se encuentra con que quedan solo las rotas y descabezadas, y piensa, bah, yo se las pongo y si se queja se las retiro, y al ponérselas al cliente este le dice:

- ¿¿¿Y esto qué es???

- Mire, es que venían tan frescas que estaban vivas y se estaban pegando.

- ¡¡Pues haberme dado las que han ganado. !!